Publicada en

Diplomacia 2019

Este año, más que introducirnos en una época de cambios, nos adentrará en un cambio de época. La incursión de este nuevo tiempo se ve signada por un replanteamiento de la economía con el imperativo ético. Así mismo, en él encontramos un nuevo desafió para la Biotecnología y la Bioética.

De igual forma, esta nueva etapa se ve marcada por la conquista del espacio y la búsqueda de nuevos planetas donde el hombre pueda prolongar su civilización.

Bajo este mismo momento histórico, se universaliza la exigencia de los Derechos Humanos en su dualidad jurídica y política, pero también ética, especialmente con el aniversario 150 del nacimiento de Mahatma Gandhi.

En este nuevo episodio la demografía cobra un rol fundamental, ya que como señalan Giovanni Sartori y Gianni Mazzoleni en su obra La Tierra Explota. Sobrepoblación y desarrollo, de no regularizarse los patrones humanos de reproducción en el Tercer Mundo, nuestra especie podría llegar, con dificultad, a un centenar de años más de existencia. Desde el incremento de la contaminación y su consiguiente efecto en los patrones climáticos, hasta la desmesurada disminución de los recursos naturales, estos autores pronostican escenarios nada alentadores para el futuro de la humanidad.

Sin embargo, el denominado Primer Mundo también se ve enfrentado a serias dificultades demográficas, pero por razones contrarias a las reveladas por nuestros autores prenombrados. Bajo esta línea, George Magnus nos revela en su obra La Era del Envejecimiento, la manera en la que la demografía está cambiando la economía y el impacto de este cambio a nivel mundial.

Según Magnus, el envejecimiento de las distintas poblaciones a ritmos diferentes podría desencadenar importantes desequilibrios en el futuro próximo de nuestro planeta, y es que mientras la expectativa de vida en algunos países aumenta a consecuencia de los avances en materia de medicina, alimentación y calidad de vida en general, la tasa de fecundidad disminuye, por lo que esto estaría representando un alto costo para las futuras generaciones en las naciones desarrolladas, las cuales tendrán que sostener económicamente a las generaciones más longevas.

No obstante, en esta nueva época, el desafío más importante es el Ecológico, por lo apocalíptico que sería continuar el irracional camino de atentar contra la naturaleza y cerrar a las futuras generaciones un ambiente sano. Mientras tanto, la comunidad internacional insiste en el compromiso de la COP21, especialmente, para las grandes potencias responsables de la contaminación y el uso de gases de efecto invernadero.

En lo económico, la guerra comercial entre China y EEUU, afectará las relaciones de todo el planeta. Es posible el fin de la gran expansión estadounidense dirigiéndose hacia una recesión.

Por su parte, la economía global nota con preocupación que China e India, también experimentarán una desaceleración en su economía y, que en general, se romperán las reglas tradicionales del comercio internacional.

Como parte de otras realidades de impacto mundial, Siria, Irán, Venezuela y diferentes países africanos seguirán siendo el centro de los conflictos, no sólo en lo económico sino también en lo político y lo social.

En el caso sirio, la retirada de las tropas estadounidenses de su territorio facilitará la paz regional, pero afirmará la presencia rusa y turca en el mismo. En este sentido, se espera con gran expectativa que en Yemen, las negociaciones de paz avancen, siempre con el compromiso de Irán y de Arabia Saudita de un diálogo regional para evitar nuevas confrontaciones.

El desafío democrático seguirá siendo cuestionado en todo el mundo occidental. En el Viejo Continente, esta realidad la hemos visto evidenciada en Austria, Polonia y Hungría con la tentación totalizante de la derecha.

En este sentido, se seguirán cuestionando los liderazgos firmes, como los de la canciller alemana Angela Merkel y el del presidente de Francia Emmanuel Macron, rostros firmes y certeros de la nueva Europa.

En el caso francés, era imprevisible la “Rebelión de los Chalecos Amarillos”,donde se pasó de una protesta por el aumento de la gasolina a cuestionar el proyecto político tradicional de los grandes partidos y del nuevo liderazgo tecnocrático.

Para Merkel, la anticipada despedida de la política fue producto del “coletazo” de la inmigración desmedida del mundo africano y árabe. Esto ha incidido también en otros regímenes europeos, reflejándose en el ingreso de sectores neonazis en Alemania al Parlamento y hasta en España, con la aparición de VOX.

En América Latina, pareciera el ocaso del Socialismo del Siglo XXI con las derrotas en Argentina, Brasil, Ecuador y la pérdida de la Asamblea Nacional en Venezuela. Sin embargo, en nuestra diversa y variante región, siempre proclive a la tentación del mesianismo político, bien reseñado por Enrique Krause en su obra Redentores. Ideas y Poder en América Latina, esta tendencia descrita por el escritor mexicano sigue llamando la atención, especialmente en este momento en el que han coincidido en la toma de posesión las nuevas expresiones de la izquierda y de la derecha en México y en Brasil, enfrentándose a un importante barómetro, puesto que pese al marcado personalismo, si no tienen éxito económico, deberán dejar el poder.

López Obrador, sin renunciar a la ideología progresista, ya demuestra un mayor realismo y pragmatismo para mantener una actitud moderada, y el propio Bolsonaro, tal como está ocurriendo con el presidente Trump, no podrá revelarse frente al “establishment” y el balance de poderes.

Estados con las más grandes poblaciones como India, Nigeria e Indonesia, tienen elecciones este año. La consulta electoral continuará siendo la referencia obligada para la legalidad y legitimidad de los gobiernos.

En América Latina, habrá consultas electorales en países como Panamá, Argentina, Ecuador, Uruguay y Bolivia.

Europa no escapa de las nuevas turbulencias. Bajo esta línea de acontecimientos, los británicos difícilmente saldrán del laberinto del “Brexit” sin causar daños a su economía y a la de la propia Unión Europea, que este año tendrá elecciones al Parlamento con una redistribución de los escaños por la salida del Reino Unido.

Por otra parte, el caso Trump, por tratarse de ser el presidente de la súper potencia mundial de mayor importancia, va a incidir en la dinámica política, no sólo de ese país sino del planeta. El cuadragésimo quinto presidente podría no ser reelegido. El magnate inmobiliario ahora abocado a la actividad política bajo las banderas de los republicanos, ha dividido a Estados Unidos, al tiempo que ha instaurado una nueva diplomacia vía Twitter con sus 55 millones de seguidores, rompiendo con el protocolo presidencial. Y es que Trump ha entendido a la perfección la tendencia descrita por Zygmunt Bauman en su libro 44 Cartas desde el Mundo Líquido en relación al uso de Twitter. Para el mandatario estadounidense, este medio se ha convertido en una vía para afirmar su preponderancia en el escenario comunicacional del mundo. Por otra parte, sus éxitos económicos parecen reducirse tras haber dejado de lado lo que ha sido la política exterior e interior de demócratas y republicanos. Sin embargo, hasta ahora, ha podido tener un importante éxito con Corea del Norte y el último de los Kim, bajo el criterio de Maquiavelo de que “El Príncipe algunas veces tiene que aparentar ser loco”. Pero esto es cuando el enemigo es pequeño, por lo que puede ser muy peligroso con grandes adversarios como Irán y China.

De igual forma, en este nuevo año tendremos que seguir de cerca las decisiones de líderes como Xi Jinping, quien ha asegurado el control total en China, pero que podría experimentar lo que ocurrió en 1989 en Tiananmén con las nuevas clases medias que buscaban una mayor libertad, y es que tal y como señala el Premio Nobel de Economía indio, Amartya Sen en su obra Desarrollo y Libertad, más allá del crecimiento económico, el verdadero garante de un mayor estándar de vida recae sobre el bienestar, el progreso social y las libertades individuales, por lo que no puede haber desarrollo basándose sólo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *